lunes, 11 de junio de 2012

O antes, o agora e o depois...

¿Y si...?
Cuántas frases habremos empezado con esto...
Yo perdí la cuenta hace tiempo.
La incertidumbre de pensar lo que hubiera sido y no fue, lo que hubiera pasado si... 
Uf, quién sabe. 
Quizás hubiera cambiado sólo el orden de los acontecimientos 
y el final de la historia hubiera sido el mismo, 
pero claro, nunca lo sabremos. 
Es lo que tiene el pasado, que sólo se vive una vez y que pasa... pasa.
A veces el pasado, maldito pasado, nos ataca cuando menos lo esperamos. 
Aparece para hacernos daño y abrir heridas que creíamos totalmente cicatrizadas.


El presente se nos escapa.