martes, 4 de diciembre de 2012

Ains...

Hay veces que por más que intentes que las cosas vayan bien... 
no hay manera.
Te quitas de en medio 
para que no te salpique la mierda y, 
aún así, 
pringas.
Una y otra vez la misma historia. 
Malas palabras.
Malos gestos.
Cosas malas, en general, que hacen que no puedas.


Entra unas cosas y otras... 
vaya añito.

Que termine ya 2012, por favor.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Cambio de tercio...

Mantener la cabeza ocupada para dejar de pensar... 
El tiempo libre causa migraña... seguro.

A ver qué tal se presenta el día.
¡Buenos días!



lunes, 15 de octubre de 2012

Dicen que dicen...

Dicen que el tiempo lo cura todo.
¿Sí?
Dicen, también, que la distancia hace el olvido.
Dicen tantas cosas... 

jueves, 20 de septiembre de 2012

Mucho

"No confíes demasiado. 
No quieras demasiado. 
No esperes demasiado. 
El exceso puede doler mucho."

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Un paso...

Ganas de huir y de quedarse a la vez.
Lejos, a donde la vista no me alcanza...
Esa incertidumbre de no saber cuánto tiempo tiene que pasar 
para que todo "fluya" de una forma normal... 
¿Y qué es normal aquí? Eso digo yo... 
Un lugar donde todo empiece de nuevo, 
donde nadie te juzgue por cosas pasadas.
Donde ser... sólo SER.
Huir es complicado... 
sobre todo si se mira hacia atrás.
Ir hacia el horizonte sin pensar, 
sin retroceder. 
 Y después... 
lo que queda sólo es echar de menos 
con un pañuelo siempre cerca.

Mirando al Horizonte 

Pronto... 

jueves, 16 de agosto de 2012

Uno... de tantos.

Un mal día.
¿Quién no tiene uno a veces?
De esos en los que te levantas de la cama y, 
conforme va pasando el día, 
te vas dando cuenta de que no tendrías que haber salido de entre las sábanas.
Uno de esos días.
Todo te sienta mal, 
pagas tu mal humor con quien menos se lo merece, ...
De esos en los que odias a nadie en particular 
y a todos en general.

Uno de tantos días... 

lunes, 11 de junio de 2012

O antes, o agora e o depois...

¿Y si...?
Cuántas frases habremos empezado con esto...
Yo perdí la cuenta hace tiempo.
La incertidumbre de pensar lo que hubiera sido y no fue, lo que hubiera pasado si... 
Uf, quién sabe. 
Quizás hubiera cambiado sólo el orden de los acontecimientos 
y el final de la historia hubiera sido el mismo, 
pero claro, nunca lo sabremos. 
Es lo que tiene el pasado, que sólo se vive una vez y que pasa... pasa.
A veces el pasado, maldito pasado, nos ataca cuando menos lo esperamos. 
Aparece para hacernos daño y abrir heridas que creíamos totalmente cicatrizadas.


El presente se nos escapa.