martes, 4 de mayo de 2010

Con derecho a imaginar...

Hoy es uno de esos días en los que, el simple hecho de levantarse de la cama y salir a la calle, requiere un esfuerzo sobrehumano. Uno de esos días en los que la cama es tan... tan apetecible... 
Te despiertas después de una noche dando vueltas, haciendo el papel de croqueta, te estiras... miras a tu alredededor y... no, la realidad no te convence. No es igual a lo que soñaste esa misma noche.
Miras al techo... a las paredes... al sol que entra por la ventana y te seduce para que vayas a la calle en su busca... pero tú prefieres quedarte ahí dentro, calentita. Te acurrucas, abrazas al edredón... y cierras los ojos... tu imaginación, esa a la que echas de menos en muchos exámenes, aparece...

Hoy... es uno de esos días... 
Yo hoy... imaginé.