jueves, 10 de junio de 2010

Mi almohada y yo

El sol empieza a caer, se pierde tras estos edificios grises, tan tristes... es en este momento del día es cuando reflexionas sobre todas las cosas sucedidas a lo largo de estas horas despierta, ya sea en la calle, en la facultad, en tu propia casa... cosas... anécdotas.
Dignas de compartir con el mundo en un libro, cosa que no haremos... aunque no por falta de contenido, la verdad.

Bueno, a lo que íbamos. En ese momento del día, no sé por qué... a tu cabeza llegan momentos en los que no has dicho cosas que, en tu opinión, deberías. "¡Mierda! Por qué no le habré dicho..."
Por esto, y por otras muchas cosas, arrepiéntete siempre de las cosas que no haces y no de las que sí.

Es que, te pones a pensar y... ¿cuántas cosas que no has hecho de las cuales te arrepientes? Seguro que más de una... y más de dos. Tenemos que guiarnos menos por la razón... y más por el corazón, porque quizás cuando queramos "recuperar" el momento, sea tarde.
Si eres feliz... ¡dilo! Sin miedo a que la gente piense que estás loca... Si tienes ganas de reirte, hazlo... sonríele a la vida. Ella te lo agradecerá... y la gente que te rodea también.

Cuantas palabras me habré tragado en alguna conversación..."te echo de menos", "tengo ganas de verte", ...mil y una frases.

Voy a tener que controlar un poco a mi cabeza... y dejarme llevar algo más por el corazón... aunque a veces no salga bien. Como lei hace poco por ahí: "quien no intenta lo absurdo... no alcanza lo imposible". O... "quien no arriesga, no gana".





Olvidad por un rato la razón... y escuchad al corazón que, aunque suene cursi, a veces es mejor consejero.

Echando de menos "el" suspiro de nuca.
Reflexiones de cama.

2 comentarios:

  1. Está bien sentarte un momento y ponerte a escribir sobre cómo te sientes o de lo que, de alguna manera, se te viene a la cabeza cuando estás tranquila en tu cama (o en cualquier sitio), tal y como has hecho en esta entrada. Es una buena forma de conocerte y de "retroalimentarte" (palabreja que esta muy de moda en nuestro argot) a tí misma, es decir, aprender de tu propia experiencia para ir mejorando y puliendo esas imperfecciones que todos tenemos y que, a veces, nos hacen ser un poco menos felices.
    Y si, además de eso, te atreves a compartirlo con los demás, su efectividad aumenta exponencialmente como poco (sí, ¡¡que se note que somos informáticos!!).

    Estoy seguro de que si todos dedicáramos unos minutos cada día para reflexionar y repasar lo que hemos hecho (o dejado de hacer) en esa jornada nos acabaríamos sorprendiendo de lo que podemos llegar a aprender de nosotros mismos...

    Sólo me queda animarte a que sigas escribiendo lo que te dice la almohada, pero no necesariamente para publicarlo, sino para tí, para poder echar mano de todos esos auto-consejos que en la mayoría de las ocasiones olvidamos o desoímos cuando son los demás quienes nos los recuerdan...

    Personalmente me quedo con un par de frases que me han gustado especialmente:

    "Si eres feliz... ¡dilo! Sin miedo a que la gente piense que estás loca... Si tienes ganas de reirte, hazlo... sonríele a la vida. Ella te lo agradecerá... y la gente que te rodea también."

    y

    "Olvidad por un rato la razón... y escuchad al corazón que, aunque suene cursi, a veces es mejor consejero."

    Las añadiré a mi repertorio personal e intentaré tenerlas en cuenta a partir de ahora :p

    ¡¡Un besito!! (aunque sea a la fuerza!!) :)

    ResponderEliminar
  2. El Jardinero de turno26 de junio de 2010, 23:57

    Te transmito un link de este tipo que descubri hace un añito o por ahi.. tremendamente inspirador y que hace pensar..

    http://www.youtube.com/watch?v=6zlHAiddNUY

    Lo dice un genio! y se que habra bastantes cosas que podras aplicar al sentido de tu entrada..

    :)

    ResponderEliminar